Laboratorio

Dos equipos premiados en el XII Concurso de Ideas de Negocio de la Universidad de Sevilla regresan de la European Innovation Academy (EIA) en Turín con grandes avances en sus proyectos y un premio para patentar en Estados Unidos.

Natalia Martín, con su proyecto Aplicaciones Cervicales en 3D (ahora Recast) y Luis Gabriel Cortés y Andrés Felipe Palomino, con su iniciativa Internet of Wine, fueron premiados en el XII Concurso de Ideas de Negocio con la asistencia al programa educativo de la European Innovation Academy (EIA) en Turín.
Lun, 25/09/2017

Este evento pretende acercar a los alumnos y sus proyectos a profesionales de la industria y del mundo universitario de diversas nacionalidades. Además, cuenta con grandes organizaciones colaboradoras como Google o la Universidad de California Berkeley. Gracias al acuerdo firmado por la Universidad de Sevilla con la californiana en el marco del Campus Internacional Andalucía TECH, se facilita el acceso de los alumnos de la Hispalense a encuentros internacionales de gran relevancia en el mundo del emprendimiento.

LOS PROYECTOS PARTICIPANTES

Los ganadores nos hablan sobre sus proyectos:

Luis Gabriel sobre Internet of Wine: “Yo siempre quise emprender, pero no encontraba el espacio. Buscaba posibles necesidades y fui creando una lista de unas 30 ideas. Fui reduciendo esa lista hasta llegar a la necesidad de conocer cuánta electricidad consumes a través de los aparatos de la casa. Un dispositivo que mida ese consumo y traslade la información a Internet.”

Luis Gabriel y Andrés Felipe, durante su paso por el concurso de la US, fueron afinando su idea inicial, “El Internet de las Cosas”, hasta que, mediante la selección de sectores con necesidad de tratar multiplicidad de datos, concluyeron centrarse en el ámbito agrícola, concretamente en el del viñedo, denominando su proyecto “Internet of Wine”.

Por su parte, Natalia explica: “Mi proyecto desarrolla aplicaciones cervicales empleando tecnología 3D. Es parecido a los collarines cervicales estándares, pero mejorando muchas de sus desventajas como reducir el tiempo de recuperación y de posterior rehabilitación. Además, estas prótesis son fabricadas de modo personal para cada paciente y sus necesidades. Evitan alergias, roces con la piel y, lo más importante, atrofia muscular.”

EL CONCURSO DE IDEAS DE LA UNIVERSIDAD DE SEVILLA

Respecto a su paso por el concurso, los participantes coinciden en que ha sido una gran oportunidad para formarse en el campo del emprendimiento y desarrollar una idea de negocio.

“Me he sentido muy bien en el concurso. Agradezco mucho el trato de nuestro mentor, quien entendió perfectamente en qué estado de emprendimiento nos encontrábamos y se adaptó a cada grupo. Nos ha ayudado a conseguir una oratoria mucho más fina para vender el proyecto. Logramos varios contactos a través de reportajes en los que participamos. Cuando hablas con algunas personas, es importante decir que has sido premiado en un concurso de emprendimiento de la Universidad de Sevilla.” – Argumenta Luis Gabriel.

Andrés Felipe también destaca: “La Universidad de Sevilla ha realizado una gran apuesta por acondicionar los espacios destinados a facilitar el desarrollo de iniciativas empresariales en cada facultad. Es importante difundir la disponibilidad de estos medios al servicio de los emprendedores para que puedan aprovecharse al máximo.”

Natalia, sobre su paso por el concurso: “Ha sido muy bueno para conocer otros puntos de vista, generar contactos, difundir mi proyecto e implementar aspectos antes desconocidos para mí. Al igual que para otros emprendedores sin suficientes medios para crecer por sí mismos, el concurso permite que grandes empresas se interesen y apoyen las iniciativas emergentes.”

PARTICIPACIÓN EN LA EUROPEAN INNOVATION ACADEMY EN TURÍN

En el evento de Turín sus proyectos pasaron por grandes cambios y un rápido desarrollo. En primer lugar, Natalia, gracias al trabajo en equipo junto a personas de distintas partes del mundo, consiguió dotar a su proyecto de una visión mucho más global e, incluso, le cambió el nombre. Por otra parte, los integrantes de Internet of Wine, han implementado acciones para superar carencias de su iniciativa e impulsar su desarrollo.

Natalia, sobre el cambio de nombre de su proyecto, explica: “El cambio de nombre se debe a que en el grupo formado durante el evento había dos americanos, quienes propusieron un nombre más global. Recast significa algo así como volver a nacer, volver a reinventarse.”

Luis Gabriel comenta sobre el evento: “Nos dimos cuenta de que nos faltaba el componente de ventas, de marketing, e incluso el agrícola. Entendimos la importancia de fundamentar el negocio en una idea vendible y bien orientada hacia el cliente, permitiendo la escalabilidad del proyecto, para lo cual debe diseñarse desde el inicio con esta finalidad.”

Su compañero Andrés Felipe destaca: “El proceso vivido en la EIA permite fortalecer competencias de trabajo en equipo, se pone a prueba la resolución de problemas y la capacidad de la idea para captar la atención de clientes y competidores. Todo ello no hubiera sido posible sin un equipo multidisciplinar que complementa sus conocimientos para desarrollar los proyectos.”

RESULTADOS DE LA ASISTIENCIA A LA EIA DE TURÍN

La asistencia al programa EIA les ha servido para avanzar en sus ideas de negocio y, de igual forma, también les ha aportado grandes experiencias a nivel personal.

“He disfrutado muchísimo de la experiencia, no solo por los conocimientos adquiridos, sino por los nuevos amigos de casi todas las partes del mundo y por lo intensamente que hemos aprovechado todos los momentos del programa.” - Cuenta Natalia.

Destacan la organización del evento y las conferencias por parte de profesionales relacionados con el mundo del emprendimiento, así como las charlas sobre estrategias de financiación. Además de la metodología ágil empleada en Silicon Valley para desarrollar ideas muy rápidamente y de modo eficiente, han trabajado con herramientas disponibles en Internet, gratuitas y de bajo costo, capaces de difundir un producto entre potenciales clientes o de testar el grado de interés generado por un proyecto de negocio. Los proyectos desarrollados durante la EIA presentan dos características comunes: la aplicación intensiva de la tecnología y el empleo de las redes sociales para su difusión.

Cabe señalar que Recast, la iniciativa de Natalia Martín, resultó entre los 32 mejores proyectos del programa y llegaron a concretar un prototipo de su collarín que fue fabricado en Turín mediante tecnología de impresión 3D. Por otra parte, los promotores de Internet of Wine, Luis Gabriel y Andrés Felipe, recibieron uno de los tres premios otorgados por la empresa Nixon Peabody LLP, consistente en una patente provisional en USA, valorada en 5.000 USD.

Natalia comenta: “A raíz del concurso hemos contactado con médicos de América y de Europa, quienes nos están ayudando a mejorar.”

Luis Gabriel sobre el estado actual de Internet of Wine: “Después de Turín priorizamos incorporar al equipo personal multidisciplinar. Estamos conformando el equipo. La idea es que, en seis meses o un año, se llegue a un desarrollo de un producto que se pueda vender. Ya hemos contactado con algunos clientes. Además, hemos desarrollado otra línea de negocio. Se trata de In-Habitat, un dispositivo para cultivar vegetales reproduciendo las condiciones ambientales de su lugar de origen, pudiendo controlarse mediante una app. https://www.in-habitat.co/‚ÄĚ

Facebook Twitter LinkedIn Instagram GooglePlus Youtube